viernes, 5 de mayo de 2006

De endógamos y hombres

Aquí, el escritor Rodolfo Martínez se pregunta si el mundo de los blogs es endogámico. Sigue la respuesta que he colgado allí, siendo recomendable leer su entrada para entender bien el chiste final.


La respuesta breve es SÍ. Ahora, vamos con los matices.

Yo establecería varios tipos de blogs:
1-Blogs que hablan de un tema específico
2-Blogs de alguien famoso
3-Blogs que no son de nadie famoso ni hablan de un tema específico

En la categoría 1, puede ser un blog orientado a dar noticias, o a dar opinión. En el primer caso, la cuestión de la endogamia no se plantea. En el segundo, a juzgar por los comentarios que dejan, la mayoría de los lectores están de acuerdo en líneas generales con las opiniones que allí se presentan, o bien han llegado a través de Google, no les gusta lo que han visto, sueltan un exabrupto y se van. Aquí, la endogamia está servida.

La categoría 2, aparentemente es la que menos endogamia puede generar. Pero, de todas formas, todos los lectores están allí porque les interesa esa persona, así que algo en común tienen que tener (normalmente, la creencia de que esa persona es maravillosa).

La categoría 3, admitámoslo, o somos amiguetes del autor o caímos un día ahí por casualidad y sentimos alguna fuerte afinidad con él, porque si no suelen ser completamente intragables (el mío, el primero). Lo más bonito para el autor es que, diga lo que diga, casi siempre le darán la razón: todos los que podrían quitársela tienen cosas mejores que hacer que estar allí.

Así que parece difícil que dentro de un blog no se genere una cierta dinámica endogámica, o por lo menos de falta de autocrítica y exceso de palmaditas en la espalda. Por otra parte, si a A le gusta el blog de B, probablemente B es amiguete de A, o bien B es famoso, o bien a B también le gusta el de A. A tiene un enlace al blog de B, y B tiene un enlace al blog de A. Los lectores, como todos sabemos, se difunden a través de los enlaces en las tardes de aburrimiento y, muy importante, el tiempo que dedicas a seguir un blog no puedes dedicarlo a otro.

Todo lo cual sugiere que, en lugar o además de un movimiento de ideas entre los blogs, lo que esto hace es reforzar el trasiego de lectores entre blogs que tienen puntos de vista similares.

Es muy difícil que uno siga blogs donde sistemáticamente se defiendan ideas muy distintas a las suyas, o de una línea temática que a uno le importe un pimiento, cuando podría dedicar ese tiempo a leer a gente con parecidas ideas, inquietudes e intereses. Por supuesto dependerá del sentido crítico de cada uno, yo intento hacerlo (hasta cierto punto) precisamente para que no se me cierren las orejas.

Y ahora, con su permiso, me marcho a copiar toda esta respuesta en mi blog :)

3 comentarios:

Jago dijo...

Creo que la repuesta es, no completamente, porque acabo de leer un post, el de Rodolfo Martínez, que es imposible creer que leyeria [?] nunca sin el concepto de un blog.

Pedro Terán dijo...

Eso es cierto.

---
Spanish irregular verbs are hard, but we Spaniards also find "read, read, read" very puzzling (we say: "If it's the same word, how do you know that it must be pronounced differently? And, by the way, why don't British have an identity card?") I'm not sure that "leer" is irregular though, in any case its conditional follows the general rule: "le-ería".

Pedro Terán dijo...

But "leyería" is well thought, for many derivative words incorporate the "y", e.g. "leyenda".

Also the gerund "leyendo". That makes "leer" irregular, after all.