sábado, 9 de diciembre de 2006

Cuatro (II)

Parece mentira lo fácil que es juntar tres canciones con algo en común, y lo difícil que es dar con cuatro. Mientras encuentro la cuarta que me falta para completar varias entradas futuras de la serie, hoy vamos a recordar a Edvard Grieg y su suite Peer Gynt, uno de cuyos temas más famosos (de esas que todo el mundo ha oído sin saber si ha sido en una banda sonora, en un anuncio de sopa de sobre o en un videojuego), ha sido citada en multitud de canciones heavy. Posiblemente decenas, en serio.

Más aún, como existen (al menos) cuatro versiones respetables del fragmento completo, y además bastante distintas entre sí, pues vamos con ellas en orden cronológico inverso.

1. Wolf Hoffmann, guitarrista del grupo alemán Accept (recientemente re-re-unido), sacó en 2002 un disco llamado Classical con adaptaciones de compositores difuntos (algunas más atrevidas que otras, pero con bastante buen sentido) donde la más energética y rockera era este In the hall of the mountain king.

2. Apocalyptica es un trío de cellistas finlandeses (cuarteto en sus inicios) que comenzó haciendo versiones de Metallica y se ha dedicado a investigar cómo hacer sonar su instrumento como una guitarra distorsionada. Cada cual puede tener su opinión sobre si esto era necesario o no, en cualquier caso como experimento es interesante y a mí me parece bien que haya cuatro personas en el mundo que se ganen la vida de esa forma. Esta versión “bastante libre”, de su disco Cult (2000), demuestra fehacientemente que hay gamberros iconoclastas infiltrados en los conservatorios.

3. Rainbow, el grupo que formó Ritchie Blackmore cuando se fue de Deep Purple, también versionó a Grieg muchos años después en su disco Stranger in us all (1995). Esta vez con letra.

4. Después de oír estas tres versiones, no parecen quedar muchos ángulos desde los que atacar la cuestión. Pero la de Savatage, con el (ya difunto) guitarrista Chris Oliva al frente, es la única arreglada para varias voces que se van alternando (con lo que respeta la historia que describía originalmente el fragmento, Peer Gynt perseguido por los trolls y todo eso). De su disco Hall of the mountain king (1987).

3 comentarios:

Bliss dijo...

¿Qué será lo que convierte a un tema clásico en especialmente del gusto de músicos heavy? Lamento con demasiada frecuencia ya mi ignorancia y poco oído para esta música. Con las excepciones de la de Apocalyptica, y todo por que al comentar que esas pseudo guitarras eran cellos la he escuchado desde otro punto de vista (u oído, mejor dicho), y la de Rainbow por aquello de la letra (no me ha parecido mal...) confieso avergonzada que las otras me han sonado muy parecidas.

Pero no deja de ser curioso el amor de los heavies por los clásicos :-)

Pedro Terán dijo...

El heavy desciende del blues, lo que se sigue notando sobre todo en los solos donde abundan las improvisaciones en la escala pentatónica; pero a partir del hecho de tomar la guitarra distorsionada como punto focal digamos que hay dos vertientes divergentes: el heavy influido por Bach y el heavy no influido por Bach.

Por ejemplo Royal Hunt estaría en mi categoría "influido por Bach"

http://www.youtube.com/watch?v=pQCXfvMPEgU

y Metallica estaría en mi categoría "no influido por Bach"

http://www.youtube.com/watch?v=UO_84C3fpuI

(Es una simplificación como todas las simplificaciones)

Típicamente los fans no-bachianos pueden abominar fácilmente de la música clásica -o de cualquier otra, de hecho-, mientras que los músicos bachianos pueden tener auténtica devoción por los Caprichos de Paganini, por ejemplo (otra simplificación).

En este caso no es muy sorprendente que se utilice mucho ese tema por la buena melodía, el carácter repetitivo y la aceleración progresiva (tocar rápido entra en lo que consideramos divertido).

Bliss dijo...

Simplificaciones aparte, capto la idea :-)