viernes, 27 de octubre de 2006

Reconfortante

A veces me pregunto si el mundo no estará perfectamente y no seré yo una persona negativista que no ve más que cosas mal por todas partes.

Entonces ocurren días como hoy.

Hoy he podido por fin conectarme a la nueva impresora en red (nueva de hace un año o más). Hace un porrón de meses intenté imprimir algo y una ventana se abrió para explicarme que, claro, no podía imprimir sin tener instalada ninguna impresora.

Como ya tenía el sistema operativo inestable por entonces, lo apunté en la lista de rarezas que me hacía (como no dejarme acceder a la intranet). Pero cuando llegó yo con mi portátil nuevo, hete aquí que me pasa exactamente lo mismo: no me encuentra nada en la red, ni la impresora ni ninguna otra cosa (como el servidor de donde descargamos los antivirus y demás).

Vale: pregunto a alguien. "Será que te falta poner los nosequé" (unos numerillos de esos de la configuración de red). Miro y sí los tenía. Pregunto a otro: "Será que te falta poner los nosequé" (otros). Me da los nosequé y los apunto. Pruebo y no funciona. Pregunto a otro: "Ah, eso me pasó a mí y son los queseyó"... así hasta que se acabaron todos los nosequé y los queseyó, y seguía sin funcionar.

Abreviando, que llevo muchos meses sin poder usar la impresora y con la convicción de que debía de ser yo el que hacía algo mal. Pues bien, hoy llevo toda la tarde imprimiendo cosas atrasadas, prueba de que lo tenía todo bien. Y ahora que está establecido como un hecho que está todo correcto y funciona, puedo certificar:

-Que con la conexión normal (el cable naranja) sigue sin encontrar nada de la red.
-Que con la conexión inalámbrica el asistente de instalación no me encuentra la impresora por el IP.
-Ni dándole al botón de buscar tampoco me sale ninguna impresora.
-Pero escribiendo el nombre y la localización de la impresora, funciona perfectamente.

Por eso mandaste a tu padre a Oviedo, para no cruzarte conmigo en algún callejón oscuro.

Aparte de lo cual, ahora que sé que puedo acceder a cualquier recurso de la red si sé cómo se llama, aunque Windows jure (más bien perjure) que no están allí, me he instalado el Word 2003 y puedo confirmar que han resuelto un problema serio.

Si alguien se acuerda, el Word tiene la posibilidad de definir macros que permiten diseñar virus y mandarlos dentro de documentos de Word. ¿Cuáles fue la decisión de Microsoft?

(a) Restringir las posibilidades del editor de macros (compatible con Visual Basic) y hacerlo inofensivo.
(b) Contratar números 1 de las mejores universidades para poder prescindir del sentido común.

La respuesta es fácil: la (b), porque lo que hicieron fue abandonar el formato Word y pasar a grabar todos los documentos en RTF (el formato que utilizan los Macintosh, me parece), de forma que un documento ya no pueda contener macros (salvo que uno lo guarde como fichero de Word adrede, claro). O sea: como la competencia no tiene nuestro problema, parasitemos a la competencia.

Pero el Word 2003 incorpora la verdadera solución: pasar un antivirus a todos los documentos que uno abra. ¿Cómo puede el conocimiento corporativo de una empresa ser tan subnormal? Es como el que juega al fútbol al lado del jarrón y, en vez de guardar el jarrón, lo mejor que se le ocurre es poner en nómina a un fabricante de jarrones y un mayordomo para que cada vez que lo rompa le pongan otro en el mismo sitio.

Por lo demás, acabo de bajar a la máquina de bebidas y la pantalla me ha dicho que para celebrar el nuevo curso me iba a cobrar 1 euro por una lata (80 céntimos el año pasado). Bueno, pues he metido un euro y me ha devuelto 22 céntimos (¿?).

Es un alivio comprobar que en efecto todo funciona mal y nosotros somos normales.

4 comentarios:

Angel dijo...

Tengo una hipótesis: de la misma forma que somos Rh positivos o negativos, hay un gen que se llama AT (del PC de hace unos años). Hay AT+ y AT-. Los AT- tienen el problema de que, aunque sepan informática, jamás les funcionará nada. A los AT+ tampoco les funciona pero el gen les da verborrea para ocultarlo ("sí, edité el .printers cambiándole los ferodos del ralenti y lo arreglé").
Nota sobre "saber informática": hay dos opciones también. La "informática formal" que es equivalente a la antigua alquimia y jamás resuelve un problema práctico. Estoy rodeado de ellos y los "arquitectos del software" son mis preferidos. Luego está la "informática de fregona y llave Allen" equivalente, salvando los campos, a la papiroflexia y que resuelve casi todo lo que los otros desprecian. En mi centro hay dos técnicos de estos, extremadamente eficaces. El que lleva más tiempo es historiador.

Sr. R dijo...

Suscribo ese último comentario, Angel

borjano dijo...

En resumidas cuentas, que vas a seguir usando mi ordenador para imprimir. 22 céntimos, !que curioso!

Pedro Terán dijo...

Y se me olvidó decir el viernes que también instalé el llamado "Adobe Acrobat Professional" y el mismo día ya se me colgó dos veces.