viernes, 15 de septiembre de 2006

Cada día tengo menos claro

de quién son nuestros ordenadores.

Parte de las instrucciones de mi "sistema operativo" son asegurarse de que cada vez que enciendo el ordenador se arranque el Microsoft Messenger, programa por cierto que según mi "sistema operativo" no está instalado y por tanto tampoco puedo desinstalar. Además, a mi "sistema operativo" no le parece nada bien que intente desinstalar el Microsoft Internet Explorer (aquí, borrón y cuenta nueva directamente). Y así podría seguir un rato.

Desconecto la conexión inalámbrica a Internet y una ventana me explica que Windows "seguirá intentando conectarse". 'amos a ver, si he apretado el botón de desconectar será porque yo, nominalmente el dueño del ordenador, quiero que no esté conectado, ¿no?

Abro una foto y el editor, justo al lado del "100%" de zoom, me dice que le está aplicando un algoritmo de "interpolación bicúbica". Ya. ¿Y si yo quiero ver la foto tal cual es? Pues me aguanto, porque no hay ningún control para desactivar la **** interpolación bicúbica.

Visito un blog y me dice mi navegador: "Conectando con Google-analytics". Por lo que me ha sido dado entender, todo el tráfico de Blogger pasa por Google-analytics. ¿He autorizado yo que hagan sus estadísticas a costa de mi ancho de banda? (o sea, no mío porque ya he dicho que me nutro de la red inalámbrica de algún edificio cercano de la universidad, pero se me entiende).

Luego me dice, por ejemplo: "Conectando con Statcounter" (eso es lo que ocurre en mi blog), de nuevo más estadísticas no autorizadas a costa de mi ancho de banda y no del de quien lee las estadísticas (que en este caso soy yo).

"Tengo la sensación de que alguien me está puenteando", que se podría decir.

Si le digo a mi ordenador que no, no quiero instalar ahora las actualizaciones de Windows, al poco rato se enfada y comienza a amenazarme con reiniciar para instalarlas en un plazo de cinco minutos. Yo que no, él cada veinte minutos que sí. No sería la primera vez que me voy un momento a la nevera y a la vuelta me ha mandado a la ****** todo lo que tenía abierto. Claro, es por mi bien: él comprende que es un riesgo para la seguridad que no se me haga el culo pepsicola cuando hay nuevas actualizaciones. *****, ¡si para cuando sacan el parche ya hace tres semanas que el agujero de seguridad es público!

Para más inri, si consulto el estado de la conexión de red, el número de paquetes enviados se mantiene sospechosamente en el 90% del de paquetes recibidos, independientemente de la actividad que yo realice, lo que en mi ignorancia tomo por evidencia de que tengo bichitos spyware viviendo en el ordenador, por mucho que ni AdAware ni Spybot ni SpySweeper los detecten.

He llegado a la conclusión de que esto no es un ordenador: es un ecosistema y yo no estoy en la punta de la pirámide. Y eso que pagué por él.

5 comentarios:

borjano dijo...

Yo par mi que lo conpraste, sino enfermo, si resfriado. De ahí todos tus problemas. De todas formas puedes reclamar ante Guillermo GILIpuertas

Angel dijo...

Hay una vacuna eficaz: Ubuntu 6.06. Pide el disco (es gratis) e instalarás prácticamente todo lo necesario. Antes Linux era un rollo, ahora no lo cambiarás ni por dos paquetes de Dixan. Si quieres te pongo una imagen del CD en un ftp y a correr: ni virus, ni soplapolleces como las que cuentas. Salud.

Pedro Terán dijo...

Gracias por la oferta, Ángel (ya suponía yo que sacarías el Linux a relucir).

Acabaré pasándome a Linux, supongo, cuando tenga tiempo suficiente para compatibilizar la adaptación con las ocupaciones diarias que me tienen eso, bastante ocupado.

Nacho dijo...

Bueno, hombre. Lo de Linux es obvio. Pero la transición de Windows a Linux es complicada si estamos acostumbrados a las "maravillas" de Tito Bill. Aún hay pocos programas para Linux, pero todo se andará. Mientras Microsoft no compre Linux, éste será una maravillosa alternativa para todos aquellos que odiamos a muerte al Darth Vader de la informática.
Para eliminar el messenger del arranque simplemente has de entrar en "Herramientas, opciones, general" del propio MSN y desactivar la casilla de "ejecutar msn al arrancar windows".
Respecto a las actualizaciones de windows... Es original tu XP? Si no lo es, te recomiendo que no hagas ni una actualización, ya que Tito Bill se las ha ingeniado para colar una bonita herramienta que detecta si tu versión de XP es original o no. Y si no lo es, el coñazo que da la ventanita emergente es para desesperar a cualquiera. Para desactivar las actualizaciones automáticas, vete al panel de control, centro de seguridad y abajo del todo, en "administrar la configuración de seguridad para", desactívalas marcando la casillita de abajo del todo.
Espero haberte sido de ayuda.
Saludosss cordialessss
Nacho

Pedro Terán dijo...

Gracias por todas las sugerencias.

El Messenger lo saqué de la lista de arranque; cada vez que arranco, el SpySweeper me avisa de que intenta volver a meterse y no le dejo. Sí que es más fácil lo que tú dices.

Respecto a las actualizaciones, sí es original. Como el portátil está pagado con mi dinero y cometo imprudencias como usarlo de sustituto del ordenador de mi despacho, que no arranca, prefiero cargar con las actualizaciones automáticas haciéndome la idea fantástica de que voy a estar más a salvo ante virus que entren en la intranet. Que es algo que ya nos ha pasado dos veces en los tres años que llevo aquí.