sábado, 25 de abril de 2009

Enlace

Estos americanos (estadounidenses, me refiero) son raros, pero les queremos igual. Ah, que no les queremos. Bueno, lo que sea.

Un fascinante artículo sobre cómo el estado del bienestar propicia el debilitamiento espiritual de las naciones, y una denuncia del "igualitarismo y nihilismo soporíferos" de Europa, etc. etc.

Que no digo yo que no sea verdad, vete a saber. Por lo pronto, también nosotros somos unos raros.

3 comentarios:

Sr. R dijo...

A la vista de los resultados, el método americano es el bueno y el europeo el malo. Eso de "esto no es mi problema" o "lo que es de todos no es de nadie" no lleva a ningún avance. Lo peor es ver a América europeizándose y a Europa españolizándose.

Anónimo dijo...

Cuanto menos esfuerzo requiere algo que nos hace falta, menos se hace para prever no quedarnos sin ello.

miguelito dijo...

Lo que asusta del artículo es que se titula "El síndrome de Europa".

O sea que no se si vamos por buen camino..