viernes, 16 de diciembre de 2005

Autobombo

Ya digo que lo bueno de ser autor de algo es poder anunciar cosas.

Hoy he descubierto esto en la página web de este libro, que recomiendo a todos los interesados en los conjuntos aleatorios pues se va a convertir muy rápidamente en el texto estándar.

A los que no sean matemáticos ("Ah, tú eres otro raro", como me han dicho hoy en el comedor de la facultad) les puede costar imaginar la sensación de resolver un problema oficialmente declarado como abierto, que es algo así como batir un récord para los deportistas.

Trabajas en soledad en el problema durante mucho tiempo y al final te preguntas si lo que has hecho le importará a alguien. Por eso creo que es difícil que una persona "normal" se haga una idea acertada de la cantidad de satisfacción que un texto tan breve y aséptico puede generar.

Y el que una persona a la que admiras desde que empezaste en esto califique tu trabajo de "thorough investigation", eso ya es la leche.

1 comentario:

Sr. R dijo...

Tú al menos sólo eres "otro raro". Yo soy "uno de esos gafotas gilipollas... con perdón"