jueves, 22 de abril de 2010

El libro encadenado

En una biblioteca de Berna hay, apartada de los otros puestos de lectura, una butaca. Junto a la butaca hay una mesita en la que sólo hay un libro. El libro está unido a la mesita por una cadena. En esa butaca estuve yo sentado leyendo el libro, en pijama y zapatillas.

(Advertencia: algunas personas consideran inapropiado meterse en una biblioteca por la noche en pijama. En ese caso, no sigan leyendo y quedamos tan amigos.)

La Facultad de Ciencias de Berna tiene una estructura de torre en la que el espacio central es la biblioteca: todos los pasillos principales tienen entrada a la biblioteca. Gracias a su pared transparente y a que todo el espacio central es hueco, desde los pasillos se ve a toda la gente en los distintos pisos, trabajando.

En la biblioteca de la Facultad de Ciencias de Berna, el préstamo es autogestionado. Cada balda tiene una cajita y, si te llevas un libro, simplemente rellenas una ficha con la dirección y teléfono de tu casa, y la metes en la cajita. Si no devuelves el libro a tiempo, el próximo que lo necesite te llamará a casa o, peor aún, te irá a visitar a domicilio para reclamarte el libro y hacerte pasar un poco de vergüenza. Recordemos que Suiza es ese país donde, por tirar de la cadena por la noche, pueden llegar a denunciarte tus vecinos.

La Facultad tiene especial predilección por dos de sus antiguos profesores que son el orgullo de la casa: Albert Einstein y Ludwig Schläfli. En la biblioteca, en el primer piso, hay una cómoda butaca para disfrutar de una edición facsímil de "las mejores jugadas" de Einstein y Schläfli (por ejemplo, del primero tenemos los famosos tres artículos de 1905). Aunque estén todos los puestos de lectura ocupados, nadie se sienta en la butaca salvo para leer el libro encadenado.

Pues bien, yo he vivido doce días en la Facultad de Ciencias de Berna.

Sí, vivido dentro de la Facultad. El centro dispone de cuatro habitaciones para profesores visitantes y, sí, paga a unas señoras de la limpieza para que te saquen de la cama a las 9 de la madrugada y te hagan la habitación como si vivieras en un hotel, todo ello gratis.

Las puertas de la biblioteca no se cierran nunca, así que yo, que no estaba allí de vacaciones, cogí la costumbre de ir cada vez que necesitaba consultar algo, aunque fuera por la noche.

Huelga decir que al tercer día ya me dio pereza vestirme y empecé a ir a la biblioteca en pijama. Una noche vi a una especie de ruso que parecía enfadado conmigo; bajé la vista y seguí leyendo el libro.

9 comentarios:

Fjølnir dijo...

Acontecimiento épico en toda regla, quien te viera en pijama (puedo imaginar que de rallas y quizás con gorro para dormir), a las tantas de la mañana leyendo librotes de estadística y tomando apuntes.

Rapsodia dijo...

O.O que experiencia mas... envidiable, si no envidiable, al menos curiosa.
Y si... yo también veo un pijama a rayas jajaja

Anónimo dijo...

No hay pruebas gráficas!?
seguro que si llevaras gorro terminaría en un pompón de lana blanco jeje

Pedro Terán dijo...

"y quizás con gorro para dormir"

Sí, y antifaz y tapones para los oídos.


"No hay pruebas gráficas!?"

Hay pruebas gráficas en kimono, pero no en pijama. No las subo porque al día siguiente me las encuentro en el fondo de pantalla de clase :)


"yo también veo un pijama a rayas"

Qué raro, ¿cuándo me habéis visto a mí con algo de rayas?

Fjølnir dijo...

Nuestras imágenes mentales no creo que se basen en tus ropas, si no en como te imaginamos que eres, aun así las rayas le sientan bien a todos.
Lo del anifaz y los tapones lo hace aún mas bizarro.

Fjølnir dijo...

*antifaz
Las erratas de los comentarios de madrugada.

Anónimo dijo...

Tendria su cosa tener a pedro de fondo de pantalla en clase XD

Pedro Terán dijo...

Rapsodia: Por cierto, que estuve escuchando hace tiempo el disco de Eluveitie en el Spotify, está majo.


Fjølnir: "Lo del anifaz y los tapones lo hace aún mas bizarro".

También me enrollo una tira de beicon en el cuello para ahuyentar los malos espíritus :)

Fjølnir dijo...

Como sigas así el lunes no voy a poder dirigirte la mirada...xD
Aunque no estaría mal una caricatura con todo eso, aunque de alguien con algo mas de mano que yo, porque si lo hago yo parecería de todo menos lo que tendría que ser.