domingo, 20 de marzo de 2011

Afotos de la playa

Hace un par de fines de semana estuve en la playa de mi pueblo. La mar estaba alta y tenía un trozo de unos doscientos metros de largo para mí solo. En diciembre, el temporal se llevó casi un metro de arena, dejando a cambio los objetos más insospechados (¡hasta una cocacola caducada en 2008!).

Me lo pasé en grande haciendo fotos a los restos del temporal. Todos los cuales seguirán allí como mínimo hasta que lleguen turistas en verano.










Hacía tiempo que no subía fotos. De hecho, dos años y medio. Entonces, una comisión de selección opinó que lo lógico es que a un matemático con once artículos en revistas internacionales de matemática aplicada, miembro de un grupo del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón tipificado como excelente, etc. etc. etc. etc. se le considere no idóneo para ocupar una plaza de matemática aplicada (que no de filología hebrea, por ejemplo), plaza declarada desierta y adjudicada acto seguido por designación directa a un señor con 0 artículos que, casualmente, es quien llevaba dos años ocupando interinamente esa plaza. Luego, la comisión de reclamaciones también opinó que lo que se había hecho era lo más normal del mundo y que no había en ello ninguna irregularidad ni tenía yo ninguna razón al reclamar (creo que eran tres páginas la reclamación y ni en una línea de mis alegaciones me dieron la razón).

Entre las cosas por las que perdí la ilusión a consecuencia de esta bonita experiencia estuvo el subir fotos al blog.

Nunca he sabido por qué, pero así fue. Deben de ser cosas del subconsciente. Como es un detalle gracioso, pues lo comento.

10 comentarios:

Borjano dijo...

Para mí que alguno de los cables que unen tus neuronas están puenteados. Que tendrá que ver lo de la plaza, con subir fotos a un blog.
En fin, yo no se como piensan los genios, y tu eres lo más cercano a uno que conozco. ¿será por eso?
Un abrazo

Pedro Terán dijo...

Eso es lo que pasa por tener dos trabajos, que no tienes tiempo para conocer gente...

Arke dijo...

Bueno, pues ya es hora de ir retomando las ilusiones Pedrín; no se vive solo de la nostalgia, y un puesto de matemática aplicada no es el mundo. Quiero decirte, ¿No estás más o menos contento con tu trabajo?

Porque a los alumnos, al menos, nos vas dejando un recuerdo agradable, cosa que pocos profesores de matemáticas/estadística/similar son capaces de conseguir.

Las fotos muy originales, por cierto; me gusta el enfoque ^^

Pedro Terán dijo...

No, no, no es eso. Yo siempre he dado clase de asignaturas de Estadística (excepto cuatro meses que di Análisis Matemático en Física y un día que di Ecuaciones Diferenciales).

Lo que ocurre es que eso que describo se llama prevaricación, y constatar que hay unos catedráticos que cobran por reunirse para dar el visto bueno oficial de la institución a esas prevaricaciones te aclara que, aunque tengas vocación de profesor, es una vocación que tendrás que realizar contra la Universidad, no con ni en ella.

Los que sepan lo que me está pasando recientemente en un grupo, pues otro caso de lo mismo.

Arke dijo...

No estoy seguro de comprender la profundidad del asunto en su totalidad, pero suena, hablando en plata, a cabronada bastante grande.

Fjølnir dijo...

El otro día miré en mis mensajes enviados y tenía los que había enviado a un tal "No-REPLY" y estuve mirando, y eran los que te enviaba a ti, así que con razón no me los respondías.

¿Que tal? ¿Tienes alguna dirección de correo "Yes-REPLAY" para responderte?

Pedro Terán dijo...

Fjølnir: No-REPLY es mi robot esclavo. No te contesta porque está ocupado con nuestro plan maestro para dominar el mundo.

Ya te mando un correo.

(Serán notificaciones de comentarios en tu blog, digo yo.)


Arke: Pues eso, que incluso cuando un candidato es abrumadoramente mejor que el de casa hay mecanismos, en este caso declarar la plaza desierta por no idoneidad de los aspirantes, y entonces el director del departamento tiene potestad para asignar la plaza vacante a quien quiera. Una maniobra totalmente transparente, y yo estoy seguro de que los miembros de la comisión de reclamaciones sabían perfectamente que esa era la jugada, pero les dio igual. Y si quieres defender tus derechos, a llevar a juicio a la universidad y a convencer a un juez que no tiene ni idea de matemáticas ni de méritos académicos.

Topo Universitario dijo...

Mi director de tesis, hombre sabio, entró hace poco en la comisión de reclamaciones de plazas de su universidad. Cuenta que a la primera reunión iba preocupado, puesto que un candidato externo que triplicaba en méritos en todas las categorías al candidato interno había perdido la plaza y había reclamado. Al llegar a tal reunión, los miembros con más experiencia lo tranquilizaron. "No hay problema", le dijero. "El tribunal de selección es soberano y puede fijar los criterios que desee y valorarlos como quiera". Entiéndase, que un candidato puede haber publicado un único artículo en su vida, y de n-ésitmo autor, en la revista de la asociación de su barrio y el tribunal puede considerar que ese artículo es revolucionario, la bomba, y que se nota la impronta del candidato de la casa, que ese artículo es cien veces mejor que eso veinte artículo en Science y en Nature del candidato de fuera. Y así va el país.

Anónimo dijo...

Tío, lo que pasa es que para conseguir plaza hay que hacer amigos, mamarla ..., bueno, ya sabes...pero vamos, hiciste bien en reclamar aunque no te hicieran ni caso; todos sabemos que el que tiene plaza no quiere decir que sea el mejor sino el que mas amigos tiene. Muchos ánimos y síguelo intentando con juego limpio!! Muy bonitas y curiosas las fotos! Te has parado a pensar por qué haces ese tipo de fotos?

Pedro Terán dijo...

Gracias por los ánimos, las fotos es porque era todo restos y basura que había dejado el temporal y traté de buscarle un lado estético. Espero que no haya ninguna razón psicológica :)