lunes, 22 de diciembre de 2008

Cuarenta años de paz y ciencia

Alexei Sossinsky, en una mesa redonda en el ICM ("International Congress of Mathematicians") de 2006 (Proceedings, Vol. 1, pág. 746):

"The influence of a catchy title should not be underestimated, sometimes a clever choice of title will lead to successful promotion of the subject, even when intrinsically it is not really worthwhile (which is not the case of the branches of mathematics with the catchy titles listed above- they are all serious, interesting and useful mathematics). A striking example is so-called "fuzzy mathematics": after a promising start with the well-known paper by Bellman and Zadeh, the topic with that title developed into an industry producing numerous publications and PhDs, which were, in my opinion, devoid of any serious mathematical content. I am sure that if it had been entitled, say, "approximate mathematics" no one would have paid much attention to it".

Mi vida es muy triste (ya lo sé) pero lo más fascinante que conozco son las cuestiones sobre la ciencia que plantea el caso de "los difusos".

En los últimos cuarenta años, se han publicado unos 20000 artículos científicos sobre los conjuntos difusos, la lógica difusa, etc. El artículo seminal de Zadeh lleva unas 7000 citas (no tengo ahora la base de datos a mano) en revistas internacionales con índice de impacto blablablá blablablá, lo que lo convierte en uno de los artículos más citados de la historia.

La consecuencia natural de lo que dice Sossinsky (que no es sino el último de una larguísima lista con muchos nombres ilustres), ¿no es que la empresa científica es una gigantesca farsa? Si los procesos que garantizan la calidad de las publicaciones tienen agujeros de 20000 artículos de ancho y 40 años de largo, ¿cómo sabemos que la topología algebraica, a la que se dedica Sossinsky, no es igualmente una industria de producir doctorados sin ningún interés?

1 comentario:

BITXO dijo...

Pedro, necesito una direccion de correo electronico tuya. No se si todavia te funciona la de aqui.

Saludos

Alf